MEJILLÓN CEBRA
Clasificación Taxonómica

- Reino: Animalia
- Filum: Mollusca
- Clase: Bivalvia
- Subclase: Heterodonta
- Orden: Veneroida
- Superfamilia: Dreissenoidea
- Familia: Dreissenidae
- Género: Dreissena
- Especie: Dreissena polymorpha
Mejillón cebra
Mejillón cebra


Introducción

El mejillón cebra es un molusco bivalvo de aguas dulces y salobres de pequeño tamaño cuya presencia accidental en el Bajo Ebro ha sido detectada en el año 2001 y cuya invasión está siendo muy problemática, al introducirse en tomas de agua taponándolas.
Esta especie, oriunda de los mares de Aral y Caspio inició hace más de dos siglos una amplia fase de dispersión, como consecuencia de la apertura de canales y de la navegación, colonizando Europa occidental y muy recientemente, Estados Unidos donde produce cuantiosos daños.
El mejillón cebra es un pequeño mejillón de forma triangular y borde externo romo que posee habitualmente un dibujo de bandas irregulares blancas y oscuras en zigzag sobre fondo de color parduzco. Su coloración es muy variable y algunos ejemplares incluso carecen de bandas. Vive sujeto a substratos duros, agarrado por medio de un biso filamentoso (igual que los mejillones marinos) y también es colonial, de tal manera que se agrupan multitud de individuos (miles de individuos por m2) formando racimos o tapizando amplias superficies. Estos racimos densos son los que consiguen taponar todo tipo de tuberías. El tamaño medio de este mejillón es de unos tres centímetros. Al año de vida, ya mide 1 cm y puede vivir hasta cinco años o mucho más según condiciones ambientales. Por su pequeño tamaño, capacidad de filtración y carácter bioacululador de sustancias tóxicas, no es comestible.

Los factores de expansión del mejillón cebra

La navegación se considera como el mayor vector de la gran expansión del mejillón cebra. Lagos, ríos, embalses, estuarios y zonas costeras de aguas someras de climas templados son áreas potenciales de futuras introducciones. Cualquier área en la que el mejillón cebra haya sido introducido es un donante potencial para futuras invasiones. El éxito de cualquier introducción en áreas nuevas depende de las peculiaridades biológicas de la especie tales como la alta tolerancia a los cambios de las condiciones abióticas, estilo de vida, crecimiento rápido de la población, ciclo de vida etc. Principalmente, el mejillón es transportado de forma involuntaria, o bien agarrado a los cascos de los barcos, o bien porque sus larvas son transportadas en aguas de lastre. Si no se toman precauciones, tarde o temprano llegará a colonizar todas aquellas aguas cuyas temperaturas y características son adecuadas, causando graves daños ecológicos y económicos.

Biología

Al igual que otros mejillones de agua dulce, Dreissena tiene un ciclo de vida que incluye larvas pelágicas (nadadoras), similar a los bivalvos marinos y de aguas salobres. Los machos adultos expulsan en el agua esperma y las hembras huevos no fecundados. Después de la fertilización de los huevos en aguas libres, las larvas pasan por diversos estadios cuya capacidad de adaptación es uno de los factores de éxito de la especie. La fase crítica de implantación de los mejillones se sitúa durante la metamorfosis, a lo largo de las semanas en las que el organismo pasa de la fase planctónica a la fase bentica . Esta fase de sedentarización, poco conocida, debe ser determinante en cuanto a dinámica de poblaciones y colonización. La elección del substrato así como las condiciones locales son cruciales para la sedimentación y la fijación definitiva. Los estadios larvarios benticos son móviles y pueden cambiar de soporte durante su metamorfosis. Son vulnerables por su pequeño tamaño y concha débil, siendo presa fácil de los depredadores bentófagos (ciprinidos, cangrejos, etc.).
En su conjunto, la problemática del mejillón cebra cubre una red de interacciones múltiples en donde los componentes biológicos y ecológicos constituyen un polo de analítica indispensable, debido al oportunismo de la especie. La Dreissena es un filtrador tan potente que puede castigar fuertemente a los productores primarios e incluso modificar toda la dinámica de partículas. Constituye por otra parte un recurso nutritivo para peces y aves migratorias.

Respuesta a las condiciones ambientales

La distribución de D.polymorpha en función de la profundidad depende de la abundancia de comida, la presencia de un substrato accesible, la exposición a las olas y las heladas. La tolerancia a la profundidad de las poblaciones europeas varía desde 0,1 m hasta 50-60 m. En cuanto a temperatura, se dan los siguientes datos : para supervivencia de los adultos, 0º C ; para alimentación, 5ºC; para el crecimiento, 10ºC; para la reproducción, 12ºC. El límite de supervivencia a altas temperaturas se ha estudiado en condiciones experimentales en adultos : 30-32º . El mejillón cebra se ha definido como una especie de aguas dulces y salobres. El máximo de abundancia de larvas se observa en áreas con una salinidad de 0,3 a 0,7 %o . En condiciones naturales, el mejillón cebra se encuentra habitualmente en hábitats en los que la saturación de oxígeno no es inferior al 90% . Sin embargo, en embalses, el mejillón cebra se encuentra en áreas en las que el oxígeno saturado está entre 70-80% y, en otras áreas, Dreissena puede encontrarse en concentraciones de un 50% de saturación. El calcio es necesario para la fabricación de la concha y el mejillón cebra vive en aguas con concentraciones entre 1,5 mg/l y 6,8 mg/l. El mejillón cebra tolera la exposición al aire durante 5 o 6 días antes de morir, si bien dependiendo del grado de insolación y temperatura exterior. Se adapta tan bien al cambio de temperaturas y salinidad de las aguas que parece indestructible.

El substrato aparece como el principal factor que afecta a la distribución espacial de Dreissena. Las poblaciones abundantes de D.polymorpha se han encontrado en substratos duros y también en plantas sumergidas y conchas y valvas de moluscos, poniendo en peligro la existencia de estos. Organismos como crustáceos también pueden ser colonizados por Dreissena. Una gran abundancia de Dreissena se ha observado en substratos artificiales ; la abundancia en tuberías puede alcanzar un máximo de 4.107.000 individuos por m2.

Reproducción

Los Dreisenidos son unisexuales y en las poblaciones, existe un número equivalente de machos y de hembras. Algunos ejemplares hermafróditas se encuentran en algunas poblaciones norteamericanas. Las hembras generalmente son fértiles en el segundo año. Los huevos son expulsados por las hembras y fertilizados fuera del cuerpo por los machos ; este proceso ocurre generalmente en primavera o verano, dependiendo de la temperatura del agua. La temperatura óptima para el desove se sitúa entre los 14 y los 16ºC. Cerca de 40.000 huevos pueden ser puestos de una vez, y hasta un millón en una temporada. Esta temporada de puestas dura más si las temperaturas permanecen más altas durante más tiempo. Después de la fertilización, las larvas veligeras emergen durante 3 a 5 días y son nadadoras libres durante alrededor de un mes. La temperatura optima para el desarrollo de las larvas se sitúa entre 20-22º C. La dispersión larvar es normalmente pasiva siendo transportadas aguas abajo por la corriente. Las larvas inician el estadio juvenil bajando hacia el fondo donde se arrastran por medio de una suerte de pie, en busca de un substrato adecuado. Después se fijan por medio de una especie de biso, un órgano externo del cuerpo situado cerca del pie y constituido por muchos filamentos. Mientras que los juveniles prefieren un substrato duro rocoso, se les ha observado también sujetados a la vegetación. Una vez adultos, tienen dificultad por permanecer sujetos cuando la velocidad del agua supera los dos metros por segundo.

Alimentación, crecimiento, producción

Los dreisenidos son comedores obligados de seston (partículas en suspensión, inertes o vivas) por filtración. Están provistos de dos sifones, el uno para absorber y el otro para expulsar. Son capaces de filtrar hasta un litro de agua al día, alimentándose principalmente de algas.. La selección de las partículas filtradas tiene lugar en el epitelio de los palpos labiales y de las branquias. Todos los materiales son colectados en la cavidad del manto y posteriormente expulsados por vía del segundo sifón.

Enemigos y parásitos

De acuerdo con la literatura más reciente, existen cerca de 200 especies que pueden ser consideradas predadoras o parásitas del mejillón cebra. Aves y peces se alimentan de los mejillones fijos y de sus larvas, al igual que copépodos, sanguijuelas, cangrejos de río e incluso roedores (ratas). Entre los organismos que compiten con el mejillón cebra por los substratos duros están las esponjas, anfípodos, briozoos y otros mejillones de estilo de vida parecido. Incluso hay que contemplar la competencia intra e interespecífica en las poblaciones mixtas de dreisenidos. En general, todos estos enemigos naturales no consiguen mermar las poblaciones de mejillón cebra.

Impactos generales

Los dreissenidos impactan de forma directa e indirecta tanto en los hábitats como en las comunidades acuaticas. De forma resumida, se pueden apuntar cuatro grandes grupos de impactos :
  • Impacto en los hábitats: Incremento de la complejidad del hábitat; incremento de la transparencia de las aguas debido a la eliminación del seston (conjunto de partículas orgánicas e inorgánicas en suspensión), y, como resultado, condiciones bentónicas (del fondo) más favorables para las plantas; biodeposición en sustratos duros (las conchas son usadas como sustrato por organismos pedunculados y se uniformizan los fondos); acumulación, biosedimentación y luego, deposición de materia orgánica oriunda de las heces y material de desecho (seudo heces); acumulación y deposición de contaminantes y oligoelementos; disminución del oxígeno disuelto por respiración de los mejillones y eliminación de fitoplanctón; incremento de los nutrientes disueltos, oriundos de la excreción; incremento del número de aquellas aves acuáticas capaces de alimentarse del mejillón cebra(caso de los lagos Suizos).
  • Principales impactos en productores primarios y bacterias: Cambios en la composición y abundancia de las especies del fitoplancton, y cambios en la producción primaria y bacteriana de la columna de agua, a causa de los cambios en el balance de nutrientes a la vez en el agua y en los sedimentos del fondo; oligotrofia biológica causada por la eliminación del fitoplancton por filtración; disminución del fitoplancton y cambio correspondiente en la biomasa de algas benticas y de la producción por cambio en las condiciones de luz.
  • Principales impactos en otros organismos: Desplazamiento y/o eliminación de las especies benticas nativas como resultado de la competencia para el hábitat y la comida, reduciendo la biodiversidad. En Aragón, la llegada del mejillón cebra puso en peligro la supervivencia de los bivalvos nativos, ya de por si muy amenazados (en particular, Margaritifera auricularia). Coloniza las conchas de estos otros bivalvos y provoca su asfixia y muerte. Incremento en el número de especies y de la biomasa total del zoobentos y de la fauna asociada a causa de la creación de nuevos microhábitats para pequeños organismos. Cambios estructurales en las asociaciones del zooplancton por eliminación selectiva de algunas especies según su tamaño. Cambios estructurales en el microplancton por ser ingerido por las larvas de mejillón cebra. Peces y otras especies incluyen dreissenas adultas en su dieta; las larvas de dreissenas pueden ser usadas como presa por depredadores planctónicos.
  • Impactos de carácter económico : Taponado de tuberías de agua en abastecimientos para localidades, agricultura (riego), ganadería, industrias y centrales de producción energética, etc. Cubrimiento de cascos de barcos y de construcciones relacionadas con la navegación. Daño en motores, al introducirse en los circuitos de refrigeración. Contaminación de playas. En zonas infestadas, las tormentas costeras pueden arrojar miles de mejillones en las playas y su mortandad y posterior putrefacción causa un hedor insoportable que impide el uso recreativo de dichas playas.

Medidas de control

Por la experiencia de otros países invadidos con anterioridad, se conocen diversos métodos usados para intentar controlar al mejillón cebra, sin que, en la actualidad ninguna de estas medidas se haya mostrado eficaz a gran escala. En efecto, no es posible un uso masivo y generalizado de sustancias tóxicas, ya que se perjudicaría gravemente a los demás seres vivos. Estos productos, sólo pueden ser usados en recintos cerrados, para una desinfección puntual. Lo mismo ocurre con productos más selectivos tales como moluscicidas que perjudicarían gravemente a los moluscos autóctonos, algunos en peligro de extinción. Además, el mejillón cebra es capaz de detectar la presencia de sustancias extrañas en el agua y de cerrarse y permanecer cerrado durante hasta dos semanas, capacidad que aumenta sus posibilidades de supervivencia en casos de contaminación.
A continuación se enumeran las medidas de control ensayadas contra el mejillón cebra :

    • Medidas manuales, mediante lavado a presión
    • Medidas químicas, moluscicidas (oxidantes, cloro...)
    • Desembalse y secado del vaso durante más de una semana
    • Calentamiento del agua, a más de 40º
    • Vibraciones acústicas
    • Corrientes eléctricas
    • Filtros y pantallas
    • Revestimiento de superficies de anclaje con sustancias tóxicas (cobre, zinc) y no tóxicas (silicona)
    • Revestimientos tóxicos para tuberías (cobre, metales galvanizados...)
    • Inyección de CO2
    • Rayos ultravioleta
    • Aceleración de la corriente de agua
    • Lucha biológica (aumento de depredadores naturales)
    • Exposición a ondas de baja frecuencia.
    • Tratamiento con ozono.

Entrelos diversos tratamientos ensayados, la ozonificación parece el más prometedor. Los primeros resultados apuntan que el tratamiento con ozono es efectivo, que son suficientes concentraciones bajas de entre 0,1-0,3 mg/l y que es un tratamiento económico y efectivo. En la actualidad, se recomienda el aislamiento de las tomas de agua mediante filtros de arena que pueden cerrar el paso, incluso a las larvas.

Mejillón cebra en España

La primera detección de esta especie, fue en 2001 en el Bajo Ebro y despues se ha encontrado en las cuencas del Ebro, Júcar y Segura ocasionando pérdidas millonarias en las infraestructuras hidráulicas, además de consecuencias desastrosas para las especies propias de esos ríos. En sólo cinco años, este bivalvo ha colonizado espacios naturales como Flix (Tarragona), los embalses de Mequinenza y Ribarroja, en Aragón, e incluso han aparecido larvas en el Ebro a su paso por Zaragoza capital. El mejillón cebra ha conseguido instalarse en 9 comunidades autónomas.
La puesta en marcha del Plan Hidrológico Nacional implica un trasvase de aguas del Ebro a otras cuencas hidrográficas mediterráneas españolas. De llevarse a cabo este trasvase sin evitar la eliminación del mejillón cebra en el punto donde se tomen las aguas a trasvasar, lo normal es que este peligroso molusco exótico colonice las aguas continentales de las Comunidades Autónomas que reciban esas aguas infestadas con larvas de Dreissena polymorpha.
Desde un punto de vista jurídico es ilegal la introducción de especies exóticas que alteren el equilibrio ecológico de los ecosistemas, y esto podría ocurrir con el trasvase de aguas previsto en el Plan Hidrológico Nacional. Pero en el caso del mejillón cebra, no sólo se correría el riesgo de alterar los ecosistemas, sino también el riesgo de perjudicar seriamente el normal funcionamiento de las infraestructuras hidráulicas.


Mejillón cebra en Galicia

La expansión del mejillón cebra no tiene límites. Para evitar su llegada a Galicia, la Confederación Hidrográfica del Norte, que depende del Ministerio de Medio Ambiente, ha activado un plan de alerta que prevé la toma de muestras al principio y el final de verano para detectar la presencia de la especie. En Galicia, los análisis se llevarán a cabo de forma sistemática - siempre coincidiendo en el estío, porque es la época de mayor eclosión del mejillón- en nueve embalses de Lugo (2) y Ourense (7), así como en cuatro de León, en el Sil, y uno en Asturias en el Eo, próximo a Ribadeo. Son caudales conectados con los gallegos y que podrían transmitir la especie a la comunidad. La prevención se reforzará con una campaña informativa dirigida a los usuarios de los ríos para que activen las medidas de contención del bivalvo.
Los expertos creen inevitable, más tarde o más temprano, la llegada del mejillón cebra a Galicia, al igual que el resto de las cuencas españolas, pero quieren demorarla. Por su extraordinaria capacidad de adaptación y reproducción, la prevención es la principal arma para evitar en lo posible la introducción de esta especie en los ríos del Norte, actualmente libres de esta amenaza.







Noticias

Larvas de mejillón cebra en el Norte de España
Se activa la alerta en Galicia
Especie invasora más temida




Campaña de control y prevención del mejillón cebra en Cantabria
Informe sobre el mejillón cebra
10 preguntas sobre el mejillón cebra
Invasión del mejillón cebra en España
Riesgo de desastre ecológico y socioeconómico
Biología,efectos económicos y efectos socioeconómicos
Ficha de especie
Situación actual del mejillón cebra
Información sobre el mejillón cebra
Expansión del mejillón cebra